Header Ads

Medicamentos y caducidad

Sencillo no es establecer la fecha de caducidad de un medicamento, pero es un cálculo que garantiza que, como mínimo, hasta el día, mes y año señalados la eficacia será máxima. No significa que, un mes después del límite, el medicamento nos vaya a hacer daño, sin embargo, es más probable que sus componentes hayan empezado a degradarse (excipientes sobre todo) y nadie asegura que no vayan a causarnos algún trastorno. Los estudios realizados para fijar una fecha de caducidad se basan en eficacia y estabilidad. La eficacia se relaciona con el tiempo que tarda el fármaco en perder entre un 5% y un 10% de la misma, mientras que la estabilidad estudia la degradación de los componentes que conforman el medicamento, pudiendo ser sus resultantes dañinos para el organismo.

Pero hay algo que es de máximo interés, la fecha de caducidad indica el tiempo que el medicamento permanece inalterable y eficaz sin alterar su envase, conservado en sus condiciones ideales. En la mayoría de los casos, suelen ser lugares frescos y secos, sin sufrir cambios bruscos de temperatura ni estar sometidos a ambientes extremos (dejarlos en el interior del coche, por ejemplo). Quiero decir con esto que, al abrir un jarabe, colirio, gotas, etcétera su tiempo de estabilidad y eficacia se reduce significativamente.

Cada medicamento es único, un mundo en sí mismo. Es importante conservar el prospecto de cada uno puesto que en él se reflejan las condiciones de conservación necesarias y el período de validez del producto una vez abierto. Es conveniente anotar en el cartonaje la fecha de apertura y así tener un mejor control de las medicinas. A continuación voy a aportar unas nociones básicas a tener en cuenta, siempre destacando que la especificidad se aclara en los prospectos.
Jarabes comunes
Su alto contenido en azúcares les hace menos perecederos. Una vez abiertos pueden ser reutilizados como máximo un año.
Jarabes extratemporáneos.
Los preparamos nosotros mismos en casa, mezclando sólido pulverulento con agua. No deben guardarse más de una semana tras la apertura. Es aconsejable introducirlos en la nevera.
Gotas óticas y nasales
 Cuando el recipiente se abre debe ser desechado al mes.
Gotas orales
Su período de validez una vez abiertas es muy variado. Este es un caso típico en el que la respuesta se encontrará en el prospecto. Sin embargo, como consejo personal, lo desecharía tras el tratamiento marcado.
Colirios

Un mes máximo conservan sus propiedades tras el primer uso. No obstante, hay una nueva línea de colirios que pueden permanecer abiertos seis meses. Esta estabilidad extra se ve reflejada en el precio y suelen estar dedicados a la hidratación del ojo.

Comprimidos y cápsulas
 Siempre y cuando se conserve en su lugar ideal con sus ideales condiciones, su fecha de caducidad será la que indique el cartonaje y blíster.
Supositorios y óvulos
Mientras el supositorio u óvulo conserve su envase protector intacto y haya sido conservado adecuadamente, pueden ser usados hasta la fecha de caducidad. Aunque, en el caso de los óvulos, siempre están calculados para el exacto tratamiento.
Cosmética
Los productos cosméticos como cremas faciales, geles, protectores solares y toda la amplia gama que existe deben dejar de ser empleados, como indica el pictograma del envase, a los doce meses. Pero existen excepciones que pueden llegar a los dos años.


Espero que esta pequeña noción sobre caducidad y validez de medicamentos te haya sido de utilidad. Revisa todos los envases que estés almacenando y deshechas todos aquellos que te ocupan espacio innecesariamente. Recuerda que no debes tirarlos a la basura común, llévalos a tu farmacia, ellos sabrán qué hacer. Lanzar medicamentos implica contaminar el ambiente, deben ser tratados en una fábrica especializada.

Lidia Beatriz.
©