Header Ads

La Ruta 66. Parte 1

La histórica Ruta 66, también llamada “The Main Street of America” es una de las carreteras más famosa del mundo. A lo largo de casi 4.000 kilómetros, atraviesa ocho estados, desde Chicago hasta Santa Mónica (Los Ángeles).

Hace más de 20 años que no figura en los mapas oficiales y parte de su trazado original ya no existe, pero sigue viva para los miles de viajeros que llegan a EEUU a conocer la América profunda.



Historia

Hasta 1867, si uno quería llegar de la Costa Este a la Costa Oeste de Estados Unidos, era más fácil navegar alrededor de América que intentar una travesía por tierra.  La construcción del ferrocarril facilitó las cosas, pero seguía habiendo pocas carreteras, que llegaban al desierto o a las Montañas Rocosas y éstas solían carecer de señalización. 

La famosa Ruta 66 nació en 1926, cuando un grupo de empresarios de Illinois y Oklahoma convencieron al gobierno de la necesidad de una carretera que atravesara Estados Unidos de Este a Oeste. Se fijó el inicio en Chicago, la gran capital del Valle del Missisipi y su final en las fabulosas playas de Santa Mónica, en Los Ángeles. 



El asfalto recubrió los desolados valles, para unir por primera vez las tierras de Al Capone y el glamouroso Hollywood, pero la ruta no estuvo completamente pavimentada hasta 1938.

Decenas de restaurantes, moteles y gasolineras poblaron entonces la Ruta 66 con el ánimo de acoger lo mejor posible a los viajeros. Con el tiempo se convirtió en la ruta predilecta para los veraneantes que buscaban las playas de California, empezó a transformarse y se disparó la fiebre por atraer a estos turistas. Florecieron nuevos museos, casinos, pubs, clubs de carretera, moteles, hamburgueserías, comercios pintorescos, etc. 



Sin embargo, poco a poco surgieron nuevas carreteras paralelas, más directas y rápidas, que le hicieron perder su antigua relevancia. La Ruta 66 sufrió varios cambios en su trazado antes de que en 1985 el nuevo sistema de autopistas interestatales la hiciera desaparecer oficialmente de los mapas.

Pese a la gran decepeción que esto supuso para sus incondicionales, la Ruta 66 no sólo no perdió su fama, sino que ésta aumentó hasta convertirse en leyenda. Varias asociaciones protegen desde 1990 diferentes partes de su recorrido. Hoy sólo es posible recorrer aproximadamente un 80% de su trazado original y no todos los tramos están señalizados como “Ruta 66”. Pese a todo, constituye uno de los mayores lugares de peregrinaje del mundo.
©