Header Ads

RADIO: De la telegrafía al medio de masas

© Daniel Nanescu

Hemos visto como el desarrollo conjunto de las ondas hertzianas y de la telegrafía sin hilos han dado lugar a una nueva tecnología capaz de conseguir comunicaciones a distancia sin necesidad de que exista cableado entre ambos puntos. Sin embargo, en un principio la utilidad comercial de la radio no
fue la que hoy día conocemos. En un primer lugar, se utilizó como un sistema de comunicación punto a punto. El emisor se dirigía a un receptor concreto, o sea, nada que ver con la actualidad, ¿verdad?

Con los inventos hechos hasta el momento en que dejamos la entrada anterior (invención del tríodo por parte de Lee De Forest, léelo aquí) ya existía la tecnología necesaria para funcionar como en la actualidad, pero aún no se había visto la rentabilidad que podía tener.

Los radioaficionados que se montaban sus propios equipos caseros tienen una gran importancia en el avance que se produce a partir de este momento. Sin embargo, antes había que solucionar una serie de problemas para que la radio pudiera atraer a las masas:

- Problemas técnicos

- Ausencia de programación

- No existencia de horarios fijos

Ya en 1909, Charles Herrold, comenzó en California con sus alumnos a transmitir para granjeros de la zona. En 1916, Lee de Forest consigue otro importante acontecimiento al transmitir antes que nadie la victoria de Hughes sobre Wilson en las presidenciales. Fue la primera vez en que la Radio se adelantó a los periódicos al dar información de actualidad.

Pero si hay alguien a quién le debamos la concepción de masas de la radio es a David Sarnoff (1891-1970). Él estaba de guardia cuando se recibieron los avisos de auxilio del Titanic en la compañía de Marconi. En 1915 escribe para sus jefes de Marconi Cia una propuesta para la Radio Music Box, fue rechazada pues Marconi estaba interesado en los telegramas y no veía interés en un medio de comunicación. En 1921, en una subdivisión de Marconi Cia, David Sarnoff es nombrado CEO (Chief Executive Officer) y puede convertir en realidad su idea.
Sarnoff es considerado padre de la televisión aunque no fue el científico quien la inventó.
Como ya se mencionó, aún era necesaria la existencia de unos horarios estables para que los oyentes pudieran meter a la radio en su rutina. Asimismo, debido al gran éxito que tuvo para los radioaficionados en EE.UU. las emisiones se solapaban unas con otras en lo que se conoció como Caos del éter. Era necesario una regulación. Por ello, en 1927 se aprueba la Radio Act, que otorga a la FRC, Federal Radio Comission (FCC) el control técnico de las emisiones y la asignación de frecuencias. Tampoco se puede olvidar la dependencia de financiación al dejar de ser un hobbie y dedicarse a ella. Comúnmente existen dos posibilidades:
  • Canon o tasa a la tenencia o compra de componentes. Suele utilizarse en la actualidad en los medios públicos con variantes. La BBC así, en España, RTVE lo hace a través de los Presupuestos Generales.
  • Publicidad: en 1922, la WEAF de NY emite el primer anuncio pagado.

© Konstantin
Un asunto que también trajo polémica fue la relación de la radio con la hasta entonces superior prensa. Muchos periódicos crearon sus emisoras, pero con el crac del 29 muchos de ellos tuvieron que cerrar. El éxito de la radio al transmitir la última hora en el momento casi de suceder provocó que los fondos publicitarios fueran más encaminados hacia la radio. En la lucha, los periódicos obligaron a las agencias de noticias a no servir a las emisoras, pero, la CBS crea su propio servicio de noticias.

En Europa, existieron diferentes modelos de entender la radiofusión: En Inglaterra, en 1922 se crea la BBC como cadena pública. No es hasta los años 70 cuando aparece la radio privada (Radio Carolina). En Alemania, radios públicas, utilizadas durante el nazismo como método de control social. En España, durante la Guerra Civil también se utilizó como arma de guerra y control.

Así fue como la radio se fue haciendo un hueco importante en las familias de la época dejando relegado al periódico a un segundo plano en el que estos tuvieron que reinventarse. A diferencia de con la prensa no era necesario saber leer para informarse y permite una retroalimentación mucho más directa. Sin embargo, a la radio también le ocurriría más tarde algo similar con la aparición de la televisión. Gracias a esto y para seguir competiendo cambia el receptor para volverse más pequeño y portátil.

La radio llegó a ser (y sigue siendo) un valioso medio de comunicación con información, entretenimiento e incluso formación (ejemplo, Radio Ecca). En la actualidad no se puede menospreciar su importancia, más de la tercera parte de la población se entera por ella de lo que ocurre en el país y en el mundo.


Fuente: Capítulo I, Radio e información. Elementos para el análisis de los mensajes informativos 
©