Header Ads

Prescripción Enfermera

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto según el cuál los enfermeros van a poder prescribir tratamientos. Sin embargo, esta nueva norma tiene truco. Los únicos medicamentos que los enfermeros van a poder prescribir son aquellos que no precisan de receta médica. Es decir, los mismos que un farmacéutico puede recomendar y dispensar en la Oficina de Farmacia sin temor a inspecciones y multas.

Como farmacéutica es un tema que me crispa. Está bien que les den autonomía a los enfermeros para actuar a nivel hospitalario en ausencia del médico, que puedan actuar sin ser inhabilitados por aliviar a un paciente. No obstante, el empleo de la palabra «prescripción» me toca la fibra. Los farmacéuticos estamos relegados al término «recomendación», mientras que a los enfermeros se les ha dotado la varita mágica, el nombre de prescriptor, a pesar de que su conocimiento del medicamento no es tan extenso como el de un farmacéutico.

Los enfermeros han reclamado su derecho desde hace años, alegando que están tan capacitados-o más- que un médico para hacer prescripciones. Cierto es que muchos enfermeros han tenido que actuar en contra de una indicación médica debido a que ésta estaba errada. Parecía que habían llegado a un acuerdo, pero se han encontrado con una falacia legal que no ha satisfecho sus demandas.

Parece que el Consejo General de Enfermería irá a los tribunales para anular el Real Decreto. No están satisfechos con no poder actuar en los casos que el medicamento requiera prescripción médica y no pararán hasta conseguirlo.

A mí se me ocurre un debate mucho más amplio. Si un enfermero adquiere la capacidad de prescribir cualquier medicamento, ¿por qué se les niega a los farmacéuticos? Los conocimientos entorno a los medicamentos son muchos más amplios en el segundo caso, y estamos siempre temiendo tratar alguna patología aguda por miedo a consecuencias legales.

Como dice el dicho: zapatero a tus zapatos. Los médicos son grandes profesionales del diagnóstico, los enfermeros de la actuación, cuidado y atención... Mientras tanto, el profesional del medicamento, el farmacéutico, es el único que está fuera de la ecuación.
©