Header Ads

Descubriendo Túnez: oasis y desierto en el Mar Mediterráneo

El siguiente destino que os voy a presentar es Tunez un país con muchos puntos positivos, entre los que voy a destacar la cercanía con España (a penas dos horas de viaje) y los 1.300 kilómetros de costa, lo que ofrece al viajero la posibilidad de disfrutar del Mar Mediterráneo pero también de conocer un país con mucha historia.

Estos son algunos de los lugares que no puedes perderte, algunos muy turísticos otros no tanto.

Túnez capital: La conquista francesa en 1881 la transformó en una urbe moderna, al estilo europeo, pero aún existen resquicios de la ciudad arabe con La Medina, la ciudad tradicional considerada como la más bonita de los países del Magreb y Patrimonio de la Humanidad desde 1979.

En la medina hay que visitar la mezquita Jamaa ez Zitouna (732), la más grande de la República Tunecina.  También sus zocos y callejuelas organizadas por gremios. 

.


Hammamet: Es uno de los destino turísticos que mayor número de visitantes recibe en el país, principalmente por las playas de arena blanca. 


Djerba: un lugar perfecto para desconectar. Se trata de una isla que fue cartaginesa, romana, bizantina y árabe; además encantó a Ulises. Tienes que ver los menzels, unas pequeñas viviendas blancas con forma de cúpula. El Erriadh, el barrio judío más antiguo de Djerba, alberga una sinagoga que conserva una de las torás (libro sagrado) más antiguas del mundo.


Tabarka: sitio que contrasta con el resto del país desértico; allí predominan los bosques de alcornoques y olivares y los campos de habas. Es un poco menos conocido que el resto de lugares del país pero ofrece muchas sorpresas como el lago Ichkeul o las calles que rodean el fuerte genovés.


Cartago: una de las ciudades más importantes del Imperio romano, cuyas ruinas forman parte del catálogo de Patrimonios de la Humanidad declarados por la UNESCO. Destacan especialmente las termas de Antonio. También pueden visitarse la Catedral de San Luis de Cartago y el Museo Nacional de Cartago en las inmediaciones.



Tozeur: capital del Jerid, está en el centro de uno de los oasis más famosos del mundo. Un sitio ideal para probar dátiles, debido a que es el mayor productor . De obligada visita es mirador Ras el Ayoun, si desde allí podemos contemplar la ciudad, el palmeral y el desierto.




Nefta: uno de los oasis y palmerales más grandes y bonitos del país. Cuenta con más de 20 mezquitas por lo que es considerada el segundo centro religioso del país. Para los no musulmanes deben ir a visitar La Corbeille, un parque ecológico donde llegaron a manar 152 fuentes para el riego del palmeral. En  Nefta se rodaron películas como “El paciente inglés” y la “Guerra de las Galaxias.”



Sidi Bou Said:  es el pueblo más conocido de Túnez y una de las principales atracciones turísticas del país. Destacan sus callejuelas con paredes blancas y puertas azules. Desde el alto de la colina podemos ver el Golfo de Túnez. 




©