Header Ads

Descubre Viena: la ciudad imperial

Está claro que Viena no puede conocerse en tres días, ni en tres meses, sin embargo, te ofrecemos una guía para recorrer sus calles en sólo 3 jornadas; con una selección breve y a su vez variopinta para no perder detalle de lo mejor de la ciudad.



Cómo llegar
En avión. Viena cuenta con vuelos regulares que operan desde todos los países. El aeropuerto está conectado con la ciudad a través de la estación de tren Wien Mitte. También es un intercambiador de metro y autobús.

En tren. Para llegar a Viena existen muchas vías: las más comunes desde Paris o desde Venecia y desde Munich. Por lo general los trenes llegan a la Estación de Westbahnhof.

En autobús. Hay varias líneas que hacen los recorridos desde las principales capitales de Europa a Viena y desde allí tenemos a nuestra disposición un gran entramado de autobuses que recorren el país entero. La estación principal de autobuses de Viena es la Wien Mitte.


10 Cosas que ver en Viena


Palacio de Schönbrunn. Este imponente palacio ha sido utilizado tradicionalmente como residencia de verano por diferentes familias reales. Es especialmente recomendable visitar sus magníficos jardines.



Catedral de San Esteban y centro histórico. La Stephansdom es el símbolo religioso más importante de Austria. Se trata de un edificio gótico del S.XIV, que destaca por su fachada exterior, con sus tejas brillantes y sus gárgolas. La Stephansdom se encuentra en el centro histórico de la ciudad. 

Hundertwasserhaus. Este curioso complejo de edificios rompe totalmente con el estilo imperialista de la ciudad.



Palacio Belvedere. Está divido en dos palacios, ambos son de estilo barroco y están separados por unos coquetos jardines. En sus museos se puede disfrutar de obras como “El beso” de Gustav Klimt, entre otras.

Karlskirche. La iglesia de San Carlos Borromeo, construida a principios del s.XVIII, es considerada una obra maestra del barroco.

Palacio Imperial de Hofburg. Este palacio fue residencia de varias generaciones de emperadores y nobles, la más famosa Sisí emperatriz, a a cual hay un museo dedicado. Actualmente es la residencia oficial del presidente y uno de los lugares más visitados de la ciudad. 



Museo Albertina. El Albertina es uno de los museos más importantes de la ciudad para los amantes del arte y su historia.

Ópera de Viena. Sin duda, es uno de los símbolos más importantes de la ciudad. Las entradas deben ser reservadas con mucha antelación, pero si no se puede asistir a una representación existe la posibilidad de hacer una visita guiada que es muy recomendable.



Ringstrasse. La “calle anillo” es una de las avenidas más importantes de la ciudad. En ella están los edificios más emblemáticos..

Prater y Danubio. El Wiener Prater es el mayor parque público de la ciudad. Transcurre paralelamente al Danubio y encierra varios puntos de interés: el Wurstelprater (parque de atracciones), el estadio Ernst Happel (donde España ganó la Eurocopa’08), la República de Kugelmugel...



Destacar el Wustelprater: un parque de atracciones que se remonta en el tiempo más de 200 años. Originalmente fue el coto de caza privado de los Habsburgo, pero en 1766 el emperador José II se lo regaló a los vieneses. Desde entonces, el acceso es gratuito y es uno de los lugares más populares para pasear y divertirse.



©