Header Ads

Caspa: causas y tratamiento


Llámamos caspa a las costras de células epiteliales muertas que se forman en nuestra cabeza. Y que, al desprenderse, quedan entre el cabello o sobre los hombros, creando cierto complejo en muchas de las personas que lo padecen. Todas las personas renovamos nuestras células, que caigan hojuelas de piel es natural. Sin embargo, en algunas este proceso es más veloz y conlleva otros síntomas como picor, irritación  y enrojecimieno. Entre las principales causas se encuentra la dermatitis seborreica o seborrea, psoriasis, pediculosis o infección micótica.

Seborrea

La mayor parte de las veces, la caspa se debe a que la persona padece dermatitis seborreica. La seborrea es una enfermedad crónica de la piel consecuencia de la sensibilidad al hongo Malassezia furfur, parte de la microbiota normal de nuestro cuerpo. Los afectados por este tipo de dermatitis presentan formación de caspa en cuero cabelludo, frente, mejillas y orejas. Puede darse en todas las zonas o en algunas de ellas. Hay una inflamación de la piel, enrojecimiento y prurito. Ocurre así porque el organismo pretende deshacerse del hongo sin éxito. También conlleva la caída del cabello y afecta la autoestima de quién la sufre, sobre todo en los casos más graves.

Se ha visto que la dermatitis seborreica tiene componente hereditario, es decir, se transmite de padres a hijos. Pero, en ocasiones, puede ser causada por el uso inadecuado de champú excesivamente desengrasante, respondiendo el cuerpo con el exceso de formación de grasa para defenderse. Es recomendable no someter el cuero cabelludo a demasiados cepillados ni otro tipo de agresiones, porque empeoran la situación. El estrés emocional y/o físico favorece la formación de costras.

El tratamiento suele y debe ser indicado por un dermatólogo. También en las farmacias pueden recomendarte el uso de champús específicos de tratamiento. Casi siempre son productos antifúngicos  (para reducir a M. furfur) que deben emplearse dos veces por semana, usando en el resto de lavados un champú adecuado para tu tipo de cabello y problema.

Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad crónica de la piel de tipo autoinmune. Sus síntomas son lesiones escamosas y engrosadas sobre la piel que cursan con inflamación. Aunque puede afectar a cualquier parte del cuerpo, es común que dichas lesiones aparezcan en codos, rodillas, cuero cabelludo y torso. La sintomatología suele empezar por las uñas y afecta más a hombres que a mujeres. Al igual que en el caso anterior, está ligada a los genes y puede heredarse. El estrés también afecta la sintomatología de los psoriáticos.

El tratamiento es muy diverso, el farmacológico debe estar controlado por el dermatólogo y requiere prescripción médica (receta), puesto que suele estar enfocado a reducir la autoinmunidad. Las medidas generales están orientadas a mejorar la sintomatología, es el caso de no cubrir las heridas, bañarse en el mar, tomar el sol (siempre con moderación)... Son hábitos que disminuyen la inflamación de las lesiones y mejoran su estado. También existen productos de aplicación tópica para hidratar (emolientes), eliminar las escamas de piel (queratolíticos), bajar la inflamación (corticoides)...

Pediculosis e infección micótica

Tal y como conté en la entrada sobre piojos, la pediculosis irrita el cuero cabelludo. El picor y rascado producen la descamación y, por tanto, la formación de caspa. Los remedios a emplear puedes encontrarlos en aquel artículo.

Al igual que en el caso de sensibilidad a M. furfur en la seborrea, cuando padecemos una infección por cualquier hongo en la piel, nuestro cuerpo pretende deshacerse de él. Para ello renueva a mayor velocidad las células epiteliales como mecanismo de defensa y las que están en la capa más externa van muriendo y formando costras y hojuelas que se desprenden. En este caso, será el dermatólogo quién recetará el antifúngico más apropiado para combatir la infección. Se debe tener paciencia, puesto que una infección por hongos en la piel conlleva un tratamiento largo.

En conclusión, es normal que nuestro cuero cabelludo sufra descamaciones en torno una vez al mes. Si notas tu cabello engrasado habitualmente, con picores, zonas enrojecidas, caspa excesiva y todo esto empeora cuando más agobiado te sientes... Acude al dermatólogo o pregunta en tu farmacia, probablemente sea un síntoma de alguna de estas enfermedades.
©