Header Ads

Donar es regalar vida III: tejidos y células de cordón umbilical

En nuestro repaso a las diferentes modalidades de donación, he hablado de la donación de sangre y la donación de órganos. En la entrada de hoy, os quiero introducir a la donación de tejidos y de sangre del cordón umbilical.
Tejidos
Biológicamente hablando, un tejido es un conjunto de células similares especializadas, con una organización fisiológica determinada y un mismo origen. La extracción y mantenimiento de los tejidos no es tan urgente como en el caso de los órganos a trasplantar. Es decir, se puede organizar todo de una forma menos precipitada. El consentimiento es el mismo que el que expliqué para la donación de órganos. Expresamos en vida nuestro deseo y son los familiares quiénes dan la autorización definitiva una vez hemos fallecido.

Los tejidos que se pueden trasplantar son: 

  • Tejido osteotendinoso (hueso, tendón, y otras estructuras osteotendinosas).
  • Córneas. 
  • Piel.
  • Válvulas cardíacas.
  • Segmentos vasculares (arterias y venas).
  • Cultivos celulares, de condrocitos, queratinocitos o mioblastos.
Sangre de Cordón Umbilical
La sangre del cordón umbilical contiene células madre sanguíneas. Es decir, células capaces de dar lugar a nuevas líneas celulares. Siendo éstas muy útiles cuando se transplantan a pacientes cuya médula ósea no es funcional, puesto que les permite dar lugar a nuevas células sanguíneas con un comportamiento óptimo.

El perfil de donante es ser una mujer sana con un embarazo normal, sin complicaciones. Debe acudir a un Banco de Sangre de Cordón, será informada y firmará su consentimiento. Todos los datos serán tratados con confidencialidad. A la futura madre se le realizan distintos estudios para asegurar que es una buena candidata, éstos son:

  • Historia clínica de la madre sobre las posibles enfermedades infecciosas, hematológicas o de cualquier otro tipo que contraindiquen el empleo de la sangre de cordón. 
  • Análisis de sangre de la madre en el momento del parto, para descartar cualquier proceso infeccioso que pudiera ser transmisible a la sangre del cordón, en especial, los test de la hepatitis B y C, HIV y sífilis, entre otros. 
  • Examen clínico del bebé al nacimiento y a los 3 meses de la recogida de la muestra por un pediatra. 
Una vez el bebé ha sido alumbrado y el cordón cortado, se extrae la sangre del resto que queda unido a la placenta mientras ésta permanece dentro del útero. No existe ningún riesgo. Será almacenado en el banco de sangre de cordón hasta que alguna persona compatible lo necesite.

Si quieres saber más sobre este tema, visita la web de la Organización Nacional de Transplantes. Son acciones sencillas que salvan vidas. No te pierdas la próxima y última entrega de Donar es Regalar Vida, hablaré con más detalle de la donación de médula ósea.
©