Header Ads

¿Hay que reformar la ley del aborto?

El Partido Popular en su programa electoral recogió que reformaría la ley del aborto. Mejor dicho, su intención era criminalizar el aborto bajo el pretexto "todas las mujeres tienen derecho a ser madres". La controvertida intención de reforma dividió a toda España, incluso al propio partido. No estaba el Gobierno dispuesto a perder miles de votos más y dio un paso atrás. El Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, presentó su dimisión y los grupos pro-vida tomaron las calles reclamando al PP que cumpliera su promesa electoral (con previas manifestaciones demandándolo). Ahora, en julio de 2015, aparece Mariano Rajoy diciendo que la reforma se hará con el fin de modificar la ley actual, sin ser tan restrictiva como el borrador presentado por el exministro, impidiendo a las chicas de dieciséis y diecisiete años abortar sin el consentimiento de sus padres. No juzgaré a estas personas, puesto que los únicos autorizados a juzgar son los jueces y siempre conforme a la ley. Pero tengo una serie de cosas que decir al respecto, muy sencillas y esclarecedoras.

Si nos tomamos la molestia de buscar El Código Penal (Libro II, Título II, Artículo 13, Cuarto punto), encontramos de manera textual lo siguiente: 
En el caso de las mujeres de 16 y 17 años, el consentimiento para la interrupción voluntaria del embarazo les corresponde exclusivamente a ellas de acuerdo con el régimen general aplicable a las mujeres mayores de edad.
Al menos uno de los representantes legales, padre o madre, personas con patria potestad o tutores de las mujeres comprendidas en esas edades deberá ser informado de la decisión de la mujer.
Se prescindirá de esta información cuando la menor alegue fundadamente que esto le provocará un conflicto grave, manifestando en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo.
El primer párrafo puede parecernos un disparate. ¿Cómo puede una menor tomar una decisión tan importante como lo es interrumpir su embarazo? Del mismo modo que la ley autoriza a una persona de dieciséis años en adelante a aceptar o rechazar un tratamiento médico, al margen de la opinión de sus padres o responsables legales. En nuestro país, a los jóvenes con las capacidades intelectuales propias de esa edad se les reconoce su derecho a decidir al respecto. Como tratamiento médico se incluye una intervención quirúrgica y la práctica del aborto lo es.

En el segundo párrafo descubrimos la gran olvidada premisa de esta ley. Aunque una mujer de 16 ó 17 años sea la única capaz de consentir respecto a la interrupción de su embarazo, debe informar, como mínimo, a uno de los padres. Es decir, es completamente falso que una chiquilla pueda ir a una clínica y se le practique el aborto sin más. Primero, porque la ley obliga a que la mujer sea informada de las alternativas y riesgos y regrese tras un período de reflexión. Y segundo, porque debe acreditarse que uno de los progenitores o responsables legales saben de su decisión.

Sólo se prescindirá de notificar al representante legal cuando la joven pueda demostrar que vive en un entorno desestructurado. Imaginad el caso de una chica cuyo padrastro abusa de ella y su madre no cree sus palabras, que prefiere defender a su pareja... Ese tipo de casos están recogidos en el tercer párrafo.

Yo creo que ni los propios políticos saben de lo que hablan. Emplean el desconocimiento de la gente para generar conflictos y utilizarlo en las campañas electorales. Al final, de tanto repetirlo, acaban creyéndose la falsedad de sus argumentos. O eso, o simplemente no se molestan en leer las leyes publicadas y en vigor del país que gobiernan o quieren gobernar.

¿Y qué es eso de "las mujeres tienen derecho a ser madres"? ¡Por supuesto! Que exista una ley que permita la interrupción del embarazo, no impide que las mujeres que quieran tener una criatura, cuidarla, amarla, criarla... lo hagan. Sólo ayuda a esas mujeres que, por el motivo que sea, no lo desean. Estas mujeres buscarán otra manera de acabar con su estado y pondrán sus vidas en peligro, o se irán a otro país para hacerlo. Criminalizar el aborto es retroceder en el tiempo. Permitirlo tampoco justifica que se dejen de tomar medidas para no tener un embarazo. Son argumentos que estadísticamente no se sostienen, puesto que los números apoyan la hipótesis contraria (desde que existe la ley del aborto del gobierno de Zapatero, no hay más mujeres que decidan interrumpir su embarazo que antes, sólo ha cambiado su libertad).

Nuestra actual ley del aborto no es tan descabellada como nos hacen creer. Si sientes curiosidad, sólo tienes que leerla por ti mismo, en Internet la puedes encontrar fácilmente.
©