Header Ads

Grecia. ¿Sí o no?

Estos últimos días, más bien semanas, nos hemos podido ver saturados de noticias referentes al país del nacimiento de algunos filósofos. Grecia ha sido el centro de todas las miradas, no sólo de prensa nacional, también internacional, tanto en Europa como fuera de ella.

Para empezar deberíamos centrarnos un poco en la historia de los últimos años en este país, y es que, desde 2008, con el principio de la crisis económica, Grecia ha ido en aumento de déficit. Es decir su economía ha ido a peor, en 2009, el entonces primer ministro, dio a conocer que los datos que habían sido facilitados a la Comisión Europea eran falsos y su deuda era el doble. Tras ello, las ayudas se han ido sucediendo. La primera fue en 2010 con un montante total de 110.000 millones y que fue seguida del compromiso de austeridad que fui cumplido a medias.

Tras dicha ayuda, y seguida de proceso en descenso, en 2011 la UE y el FMI volvieron a salir en ayuda del país heleno con un total de 109.000 millones, más otros 50.000 procedentes de la banca por sugerencia de Alemania. A pesar de todas estas ayudas, Grecia no ha salido de la crisis, aunque en 2014 se vieron algunos signos de mejora tras los ajustes que llevó a cabo el gobierno de Antonis Samaras. Pero estas mejoras han ido desapareciendo desde que Tsipras entró al mandato en enero de este mismo año.

Toda la última vorágine de noticias estaba centrada en un tema algo delicado, la tercera ayuda que Grecia recibiera desde el FMI para salvarse de la crisis. Hasta entonces, la deuda del país es mayor de 300.000 millones. 

El mandatario del país, Alexis Tsipras, quiso contar con la opinión del pueblo respecto a las condiciones que desde la troika (colaboración de la Comisión Europea, FMI y BCE) se les exigía. Esta opinión fue consultada el pasado domingo 5 de julio en un referéndum que dio como resultado un "No" por parte de los ciudadanos. 

Antes de que esta consulta se realizara no se sabía muy bien cómo afectaría el "no" a Grecia y a su pertenencia al Eurogrupo. ¿Significaría eso una salida automática del país de la UE? Muchos medios informaron de que desde Bruselas se dudaba de la victoria del "no", pero ante la publicación de resultados esta semana ha sido sin duda la más arrolladora con las noticias procedentes desde uno y otro bando. 

Por una parte, la salida de Grecia de la zona euro sería un golpe duro para la UE ya que sería el resultado de una mala gestión, con consecuencias imprevisibles que podrían ir de mal a peor, o al contrario. Por otra parte, en los informativos y noticias de hoy en los distintos medios se comenta una posible aceptación de la ayuda que se ofrece a Grecia, pero que llevaría consigo una implantación de medidas drásticas y que están en contra de lo que Tsipras prometió en su programa. Es decir, sería aceptar lo que el propio pueblo rechazó hace ya una semana en la consulta.

A pesar de que el futuro de este país es algo desconocido en cuanto a economía se refiere. Si es verdad que Grecia sigue en el punto de mira de muchos países debido a la deuda ya existente y a la que parece, se sumará si las negociaciones se llevan a buen término.


©