Header Ads

Donar es regalar vida II: órganos

La lista de espera, el número de personas que esperan un órgano compatible, crece cada día. Por el contrario, la cantidad de donantes de órganos no. Aunque España es un país solidario (con la cifra más alta de donaciones del mundo) y el servicio de trasplantes es de los mejores, muchos familiares del fallecido niegan el consentimiento para la donación.

Para ser donante sólo necesitas expresar tu deseo de serlo en vida. Debes comunicarlo a tus familiares y pedirles que respeten esta decisión, aunque ellos no la compartan. Otro requisito es que la muerte se produzca en una Unidad de Cuidados Intensivos. Ahí es dónde la preservación de los órganos puede efectuarse, además debe realizarse una valoración general de su valor como donante (aptitud y órganos que pueden ser donados). Pueden ser donados los pulmones, los riñones, el hígado, el páncreas y el corazón. Y de cada cuerpo se intenta obtenerlos todos, aunque cada donante puede expresar qué órganos dona y cuáles no, siendo la familia quién lo comunique al personal sanitario.

Cualquier persona es un potencial donante, pero siempre es necesario el consentimiento expreso de la familia. Puedes hacerte tu carné de donante y lucirlo con orgullo, también servirá para que los sanitarios sepan cuál era tu intención, al menos en una etapa de tu vida. Sin embargo, siempre le consultarán a tus allegados por esa intención. Si ellos no firman el consentimiento familiar, ésta no se producirá. Por ello es muy importante que lo hables con ellos, concienciar de esta necesidad y animarles a que ellos también se hagan donantes.

Si quieres solicitar tu tarjeta de donante, puedes hacerlo a través de este enlace. Siempre puedes romperla en el caso de arrepentirte. No tiene valor legal ni compromete a la familia, al final son ellos los que tienen la última palabra respecto a la donación. Desde aquí te ánimo a que te plantees seriamente serlo. Cuando ya no necesites más un órgano, habrá muchas personas que pueden depender de él para vivir.

También existe la posibilidad de ser donante en vida. Para este tipo especial de donación de órganos hay que cumplir:

  • Ser mayor de edad.
  • Gozar de buena salud física.
  • Tener plenas capacidades mentales.

Cada caso se valora individualmente. Y el personal sanitario son quiénes pueden proporcionarte la información correcta.

Piénsalo. ¿Por qué  no darle una nueva vida a tus órganos? Nunca olvides que eres perfecto para otros.
©